Youtube Linkedin

PERFILES RTRS

Volver al listado completo

GEBANA

Ubicado en el sudoeste del estado de Paraná, Brasil, en torno de las mundialmente famosas Cataratas del Iguazú, estas 163 familias agrupadas bajo el nombre de Gebana obtuvieron la Certificación RTRS y constituyen el primer grupo de estas dimensiones en obtener la certificación en América Latina. Estos 163 productores certificados son pequeños productores que viven de sistemas productivos mixtos en los que la soja es su primer cultivo comercial. 

UBICACIÓN Paraná state, Brazil
HECTAREAS 2,893
TONELADAS 8,138
CONTACTO

Stefan Lanz
s.lanz@gebana.com

ÁREAS PROTEGIDAS 672 ha permanently protected river margins and legal reserves

Por qué certificar

Para Gebana, la certificación RTRS es un medio posible de extender nuestra cartera de productos. Lograrlo depende ahora principalmente del crecimiento de la marca RTRS y de su voluntad de apoyar a pequeños productores.

En segundo término, aspirar a la certificación RTRS significa que Gebana puede hacer que más productores participen del debate sobre métodos de producción sustentable. De esta forma, la certificación RTRS puede servir también de paso intermedio para que los productores convencionales comiencen a pensar en producir orgánicos.

Experiencia en RTRS

Esta experiencia demuestra cómo la Certificación RTRS y la venta de créditos son posibles también entre los pequeños productores y esperamos tener más de estas experiencias en los próximos años. Mientras tanto, nos enorgullece presentar sus logros, ya que ahora están produciendo soja de acuerdo con estándares internacionales y manteniendo viva una rica cultura comunitaria.

Beneficios de la certificación RTRS

Gebana Brasil se especializa en la producción de soja orgánica por parte de pequeños productores. La RTRS nos permite ir más allá de ese nicho y aplicar nuestro know-how en la producción sustentable y la gestión grupal en grupos más grandes. Gracias a estos logros, la gente de Gebana no solo recibió capacitación y adaptó sus sistemas de producción, sino que además cambió sus prácticas y aprendió a cuidar mejor de su medio ambiente. De hecho, el grupo ya vendió más de 2000 créditos RTRS a Unilever. Haberse concentrado en la mejora continua y en recompensar el progreso ha constituido un factor de éxito crucial en esta experiencia.

Otra información relevante

Otro factor clave fue la presencia de entidades que acumulan conocimientos y experiencia en el proceso de trabajar con grupos de productores y con la certificación. En este caso, fue laCoopafi (la cooperativa de productores familiares activa en la región) y la Red Solidaridad las que contribuyeron para que este proceso fuera exitoso. Todos ellos forman parte de un proyecto que cuenta con el generoso apoyo de socios del sector privado como Keurslagers, FrieslandCampina, Interchicken y Arla, y con donantes institucionales como el Programa de la Biodiversidad en Commodities Agrícolas del IFC